Categorías
Sin categoría

Todo sobre las Barbacoas de Hierro

En el universo gastronómico una de las técnicas de cocción más antiguas es asar a la barbacoa. Desde que el hombre descubre el fuego comienza a utilizarlo para poder cocinar sus alimentos. Gracias a esta técnica logramos que nuestros alimentos no solo se cocinen, sino que también aporten sabores ahumados.

Las barbacoas de hierro juegan un papel muy importante en esta técnica, porque al cocinar con esta herramienta nuestros alimentos toman un sabor único. A pesar de ser un método de cocción muy antiguo, el proceso no ha variado mucho. Lo único que se ha actualizado son los soportes de los alimentos.

Barbacoas de hierro, un incidente que lo cambió todo

La incorporación de una rejilla de hierro se origina debido a un incidente ocurrido en Francia. Que, por cierto, no tiene nada que ver con una confección o accidente en una cocina francesa. Más bien se trató de una disputa entre un herrero y un Barón, que se originó en el castillo de este simplemente por un material sobrante.

El herrero hizo una reja para el Barón que no pagó, porque hubo un error de cálculo y sobró una parte de esta. En venganza, el herrero usó ese soporte de hierro para cocinar, Barón se rindió al rico olor de la comida y terminó por pagarle. Lo que lo motivó a quedarse con su barbacoa de hierro.

Propiedades del hierro

Teniendo esta referencia de manera accidental, se incorpora una rejilla de hierro a las barbacoas. Indiscutiblemente se conocieron las propiedades del hierro, ya que su conductividad térmica la hacen el material preferido para este fin. Para confeccionar la rejilla tradicional de las barbacoas se logran marcas increíbles en las piezas.

La estructura y diseño macizo de este material en las barbacoas de hierro garantizan una mayor contención del calor. Por otro lado, de la misma manera que conserva el calor también posee una alta capacidad para liberarlo.

Otra de las ventajas del hierro fundido es su bajo coste, comparado con otro tipo de materiales es mucho más económico. Gracias a su capacidad para moldearse en diferentes formas obtenemos excelentes beneficios. Ya que se trata de una pieza que podemos adaptar, es de buena calidad y muy funcional.

Tal es el caso del tipo de barra en V, la cual se puede usar de ambos lados. También obtendremos un mayor soporte y fijación de la comida.

Conservación de las barbacoas de hierro

Esta práctica herramienta debe tener un mantenimiento especial para poder conservarse, ya que por sus propiedades físicas amerita un cuidado en especial. Debemos tener en cuenta que no se le debe aplicar agua ni ningún tipo de químico agresivo que pueda oxidar y dañar la estructura.

Lo más recomendable para mantener en buen estado nuestra barbacoa de hierro será que después de cada uso se deje al calor intenso. De esta manera se podrán retirar fácilmente todos los residuos sólidos, luego con un cepillo o espátula se debe aplicar sal para sellar la superficie.

Por último, se retira de su base y se debe guardar en una bola plástica para evitar cualquier daño a la pieza. ¡No te quedes sin probar una deliciosa comida asada en barbacoas de hierro!