Categorías
Sin categoría

Candelabros de Forja, Elegancia y Tradición

Los candelabros de forja son llamados de esta manera ya que se refiere a un candelero que posee muchas ramas y cuyo propósito es sostener velas. En la Biblia podemos encontrar que, por delante del Lugar Santísimo del Tabernáculo, y posteriormente en el Templo de Jerusalén.

Se hallaba un candelabro hecho de oro puro elaborado a martillo que poseía siete brazos. Y que, en cada uno de ellos, ardía una lamparilla extraíble, este candelabro tiene un nombre en hebreo llamado menorá.

¿Cómo eran los candelabros de forja anteriormente?

En la antigüedad, los candelabros de forja que se usaban tenían unos pies donde se colocaban una o varias lámparas cuyo propósito era alumbrar estancias. Estos candelabros han tenido una gran variedad de formas y tamaños a través del tiempo.

Algunas veces tenían forma de tronco de árbol con sus ramas alzadas, otras veces tenían forma de pilastra. También existían algunos modelos elaborados de forma tal que se podían subir o bajar sus luces según convenía.

Por otra parte, en la obra de la Odisea, vemos que Homero describe que en el palacio de Alcínoo rey de Corcyra, existían candelabros de oro. Creados con forma de un hombre juvenil puesto sobre un altar, y que este poseía en sus manos encendidas antorchas.

Eran magníficos y asombrosos los candelabros que tenían los templos. Normalmente, eran de oro adornados con preciosas piedras. Cicerón nos cuenta que uno de estos candelabros era un hijo de Antiochus destinado a pertenecer en el templo de Júpiter Capitolino de Roma.

Candelabros de forja en la roma antigua

En Roma estimaban mucho los hermosos candelabros que eran creados y fabricados en la isla de Egina y en Tarento. Los candelabros que eran más pequeños se utilizaban para quemar los perfumes, mientras que los que usaban para alumbrar eran los más altos. Llegando hasta medio cuerpo de altura. 

Antes del siglo XX, los candelabros de forja, que normalmente eran artesanales y colgantes, eran piezas importantes para el alumbrado de cualquier hogar. Nunca han sido económicos, ya que estos son un símbolo de la elegancia, convirtiéndose el candelabro de hierro en un símbolo de estatus.

Y, a pesar de que nuestro estilo de vida cambió su importancia y su elitismo, siguen estando vigentes. Ya que hoy en día estas excelentes piezas decoran hermosamente nuestras casas.

A través de los años, talentosos artesanos se han dedicado a crear, mediante el moldeado del hierro increíbles piezas. Para ofrecer al público en general candelabros con diseños y modelos diferentes; creando un excelente trabajo con encantadores aspectos en únicas piezas.

A diferencia de la creación de modernas lámparas de hierro podemos encontrar algunas tiendas donde se trabajan exquisitos candelabros de forja. Manteniendo siempre una impecable elegancia como en los tiempos remotos.

Ventajas de los candelabros de hierro artesanales

La deformación del metal, como vimos, es uno de los más antiguos y tiene su ventaja teniendo como principal función la contención de varias velas. Convirtiéndose así en una excelente idea para enfrentar los apagones repentinos de tu barrio además de verse muy elegante.

En nuestro catálogo encontrarás exquisitos candelabros de forja a excelentes precios. ¡No te los puedes perder!